En construcción se denomina grava a las rocas formadas por clastos de tamaño comprendido entre 2 y 64 milímetros Pueden ser producidas por el ser humano, en cuyo caso suele denominarse «piedra partida», o resultado de procesos naturales.

Estos áridos son partículas granulares de material pétreo (es decir, piedras) de tamaño variable. La grava se origina por fragmentación de las distintas rocas de la corteza terrestre, ya sea en forma natural o artificial. En este último caso actúan los procesos de chancado o triturado utilizados en las respectivas plantas de áridos o graveras.

En Servicios Punto Viso llevamos a cabo el suministro de grava en Salamanca en sacas y a granel.

Tipos de grava en Salamanca

Grava fina

Suele tener un grosor entre 6 y 8 milímetros. En este caso su finalidad habitual suele ser el relleno de adoquines y aceras.

Grava media

Con un grosor entre 8 y 12 milímetros, es más resistente que la anterior, por lo que se usa básicamente rellenando drenajes, suelos y similares.

Grava gruesa

Evidentemente, es la más resistente. Presenta un grosor bastante variado, yendo desde los 12 hasta los 35 milímetros. En este caso se usa para cimentaciones de todo tipo de construcciones, desde edificios hasta pozos, pasando por drenajes, cunetas, pistas aéreas, piscinas, etc.

Si necesitas suministro de grava en Salamanca para obra, solicita tu presupuesto personalizado sin compromiso llamando al 923 208 930 o enviando un correo a info@spviso.com contándonos tu caso. Nosotros lo estudiaremos y te ofreceremos la mejor solución a tus necesidades.

Patrocinios